Acronis International GmbH.

Centro de Recursos de Acronis

El dilema portátil/sobremesa

Aunque los portátiles se han vuelto mucho más potentes y funcionales en los últimos años, el consejo básico sigue siendo el mismo. A menos que necesite portabilidad o potencia de batería, generalmente le irá mejor un equipo de sobremesa.

Los sistemas de sobremesa son más baratos que los portátiles. Para un rendimiento equivalente, pagará por un portátil entre un tercio y el doble que por un equipo de sobremesa.

Los equipos de sobremesa suelen ser más potentes que los portátiles. Puede conseguir discos mayores, procesadores más rápidos y pantallas más grandes por el mismo precio con un equipo de sobremesa.

Es sabido que los portátiles son difíciles de reparar y suele ser casi imposible actualizarlos. Todo el material insertado en el chasis de un portátil significa que hay piezas especiales y mucho equipo no estándar. Si compra un portátil a un fabricante importante, probablemente es una buena decisión mientras la empresa le dé soporte. Cuando dejen de darle soporte, puede encontrar que tiene un ancla de barco, no un equipo informático. Si consigue un portátil, al comprarlo es importante que lo configure exactamente como lo quiere. Es probable que, por ejemplo, no pueda cambiar el disco duro porque es muy delgado. Además, las actualizaciones de los portátiles son generalmente más caros que los equipos de sobremesa.

Dicho esto, los portátiles tienen algunas ventajas claras para los usuarios que no viajan con frecuencia. La libertad que acompaña a poder llevar el portátil al parque o a la biblioteca cuando lo desee es significativa. Lo mismo ocurre con la capacidad de seguir funcionando cuando se corta la alimentación. Además, existe el decisivo "factor de moda" de meter un portátil en la mochila.

Solo tenga en cuenta que el precio que paga por la portabilidad debe estar equilibrado con muchos otros factores.


© 2002–2014Acronis International GmbH. Acronis International GmbH. Reservados todos los derechos.